Tiquipaya floreció con los Pueblos   Leave a comment

Miles de personas se dieron cita en el Estadio de Tiquipaya, “la ciudad de las flores” que recibió y dió el inicio oficial, en un marco de fiesta y fraternidad a la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (CMPCC). Una serie de retos habían sido planteados como la Declaración de los Derechos de la Madre Tierra, además de la misión de encontrar la estrategia de salvar el planeta.

Los amautas (personas que antiguamente se dedicaban a la educación formal de los hijos de los nobles y del Inca), iniciaron un rito para pedir permiso a la madre tierra y además rendirle homenaje.

Desde primeras horas de la mañana del martes 20 de abril en el campus de la Universidad del Valle y en los entornos del Coliseo de la localidad de Tiquipaya en Cochabamba, personas de todas partes del mundo se dieron cita, ya sea para registrarse o bien para ingresar a alguna de las 17 mesas de la Conferencia.

El Canciller boliviano David Choquehuanca aseguró que concurrieron al encuentro mundial de los pueblos representantes oficiales de 47 países. Informó que se rebasaron todas las previsiones de la convocatoria al hacer un resumen de los representantes de países y pueblos que participaron en el encuentro.

Choquehuanca detalló que se esperaban un máximo 15.000 personas, pero acudieron 35.151, de países de los cinco continentes, de ellos, 9.524 ran delegados del exterior. “Hemos logrado la participación de 142 países hermanos que están presenten aquí”, señaló satisfecho el Canciller.

En el interior de la “Univalle”,  una larga fila de personas que duró toda la jornada, recibía sus materiales de trabajo, la comida o bien el agua que en Bolivia es un derecho consagrado en la Constitución. Gente de todo el mundo se encontraba, compartía visiones, posiciones y el debate comenzaba antes de ingresar incluso a sus distintos grupos de trabajo.

Tras la convocatoria de Evo, después de invitar a los representantes de los gobiernos y de los pueblos, comenzó inmediatamente un debate virtual, una discusión electrónica de al menos 5.000 participantes, entre profesores universitarios, científicos, líderes sociales, investigadores, líderes sociales, que consensuaron algunos puntos que fueron respaldados en el encuentro mundial.

La “discusión electrónica” en que participaron organizaciones campesinas, indígenas y de la sociedad civil fue la base para que las 17 mesas que se propusieron en la Conferencia Mundial llegaran a acuerdos de consenso en temas vitales como las causas estructurales del cambio climático, la armonía con la naturaleza, los derechos de la Madre Tierra y la propuesta de impulsar un referendo mundial para construir de manera colectiva, participativa e incluyente soluciones para la crisis ambiental.

Que la crisis la paguen los ricos

Un hito no menor fue cuando la Ministra ecuatoriana, María Fernanda Espinoza, en el marco de la Cumbre Climática ofreció a EEUU una compensación de $us 2,5 millones si  adhiere al Protocolo de Kioto. Explicó que la posición de su país es en respuesta a la decisión oficializada días atrás por Washington de suspenderle a Quito una ayuda de 2,5 millones de dólares por sus críticas al acuerdo de Copenhague.

Tras la discusión iniciada el martes 20, los participantes de la Mesa 4 de la Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático decidieron que el referéndum mundial sobre el cambio climático se realice el 22 de abril del 2011, como una forma de celebrar del Día Mundial de la Madre Tierra.

Los participantes de esta mesa, representantes de organizaciones y movimientos sociales de Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, Brasil, Estados Unidos y Bolivia, coincidieron en apoyar la propuesta de elaborar esta consulta sobre el cambio climático de acuerdo a los usos y costumbres de cada país.

Los resultados que se obtengan de la consulta del 2011 serán llevados ante la Organizaciones de Naciones Unidas (ONU) y el documento será socializado en la Cumbre de Cancún.

Las preguntas de la consulta mundial son:

– ¿Está de acuerdo en cambiar el modelo capitalista y restablecer la armonía con la naturaleza?;  -¿Está de acuerdo que los países y empresas transnacionales reduzcan y reformen su producción de gases de efecto invernadero?;  -¿Está de acuerdo en transferir lo que se gasta en las guerras para defender los derechos de la Madre Tierra?;  -¿Está de acuerdo que nuestros países se transformen en territorios de paz y libres de bases militares extranjeras?; -¿Está de acuerdo con crear un Tribunal Climático?.

Bolivia será la sede del Tribunal Climático

Bolivia fue elegida como sede del Tribunal Internacional de Justicia Climática que se pretende crear. Entre las resoluciones especiales de la Mesa 5 de la Conferencia, se concluyó a pedido de las organizaciones sociales, la conformación de una comisión impulsora para la creación del ente judicial cuya sede, por mayoría de votos, será el país anfitrión.

Tras su creación, este Tribunal deberá adoptar procedimientos internacionales, vinculantes, para legalizar las sanciones a los países infractores, en materia penal y civil, y lograr que éstos, sean naciones, Estados, transnacionales, multinacionales y/o persona jurídica o natural, responsable de dañar la Tierra, se sometan a las decisiones de la instancia de justicia.

La Mesa 5 acordó que “todas los infracciones ambientales sean demandadas en el Tribunal Internacional de Justicia Climática”. Las demandas podrán ser interpuestas por gobiernos, pueblos, naciones, nacionalidades, Estados o personas naturales y jurídicas que se vean afectadas por el cambio climático.

En la mesa 6 de “Migrantes Climáticos” los representantes de los pueblos y las organizaciones de diversos países del mundo, exigieron la creación de un Fondo de Adaptación a los efectos del calentamiento global y de apoyo a las formas de vivir en armonía con la naturaleza.

Reclamaron la creación de un fondo de adaptación que responda ante los países en vías de desarrollo y que evalúe las necesidades y costos y compense los daños. Un fondo que apoye una forma de vida en armonía con la Madre Tierra, dijo Matthey Stilwell, del Instituto para la Gobernanza y el Desarrollo Sustentable y uno de los más influyentes en las pláticas de Tiquipaya.

Stilvell explicó que la adaptación debe ser un proceso de empoderamiento y no de sometimiento a los países en vías de desarrollo que necesitan de herramientas para contrarrestar los aspectos adversos del cambio climático.

Además, señaló que ese fondo debe servir para promocionar el conocimiento tradicional de las naciones originarias y desarrollarlo en todos los países.

El experto consideró que la creación de un Fondo de Compensación es una forma en que los países desarrollados paguen su deuda climática con humanidad, particularmente, a los millones de personas que son obligados a abandonar sus tierras y hogares y pierden a sus familias debido a las sequías o inundaciones causadas por el cambio climático.

Por otra parte la representante residente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (NNUU), Yoriko Yakusawa, sugirió a los Estados adoptar una acción más sistemática y “nacionalizar” el modelo protector de la naturaleza que emergió de la Conferencia Mundial de los pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (CMPCC).

“Nuestra propuesta a partir de ese informe está en que tiene que haber una acción más sistemática del Estado para masificar el modelo protector de la naturaleza, masificarlo y hacerlo una estrategia nacional de desarrollo”, señaló.

Hoy en día nadie está contento con el sistema económico existente y más que todo la crisis financiera ha puesto en evidencia que un capitalismo salvaje sin ninguna regulación, que permite cualquier tipo de práctica para el lucro individual no es el camino. En eso todos estamos de acuerdo y hay que buscar, entre todos, cuál es la alternativa que asegure que la actividad económica incida en el bienestar de todos y que cuide nuestro hogar, que es la Madre Tierra, sostuvo.

En esa línea, sostuvo que en la próxima reunión de Naciones Unidas -NNUU- a realizarse en noviembre en Cancún, México, será una buena oportunidad para que los gobiernos conozcan las conclusiones de esta conferencia de los pueblos.

Sin embargo, aclaró que son los Estados miembros de NNUU y los Estados parte de la Convención del Cambio Climático los que van a decidir cómo incorporar las conclusiones de la Conferencia Mundial en la Cumbre en Cancún.

La batalla de Cancún

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Venezuela, Hugo Chávez, en la clausura de la Cumbre anunciaron el inicio de una batalla en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para lograr que el Acuerdo de los Pueblos de Tiquipaya sea tomado en cuenta en la Cumbre Climática de Cancún.

Morales sostuvo que la de Cancún será la tercera batalla que libren los pueblos del mundo, puesto que la primera fue la convocatoria lanzada para la Cumbre Climática, y la segunda se dio con el debate y las resoluciones del encuentro.

“La tercera (batalla) es convencer, explicar, persuadir y finalmente hacernos escuchar, potenciarnos socialmente, sindicalmente, en todo el mundo para obligar que los países desarrollados finalmente respeten las conclusiones de los movimientos sociales”, indicó.

El acuerdo aprobado en Tiquipaya, Cochabamba, debe ser presentado ante los organizadores de la Cumbre de Cancún hasta el 26 de abril, día en el que se cerrará la recepción de propuestas para elaborar la agenda.

“Las Naciones Unidas, los organismos internacionales, los gobiernos de todo el mundo, tienen la obligación de escuchar a su pueblo, si no quieren perder autoridad”, sostuvo Morales.

El gobierno mexicano en tanto aseguró que recibirá “con los brazos abiertos” a los representes de los pueblos indígenas y movimientos sociales que tienen previsto entregar las propuestas de la Conferencia de Tiquipaya a la convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de Cancún.

El representante especial para el Cambio Climático del gobierno mexicano, Luis Alfonso de Alba, aseguró que los pueblos indígenas y los movimientos sociales serán recibidos con los brazos abiertos para que junto con los 192 países que integran las Naciones Unidas se pueda buscar  y se vayan acercando hacia posiciones de consenso y de compromiso.

El presidente Evo Morales, además de plantear que las organizaciones sociales presionen ante la ONU por el cumplimiento de las resoluciones de la Cumbre Climática, desafió a los gobiernos desarrollados a que cumplan el Protocolo de Kioto. Caso contrario, advirtió, el Movimiento de los Pueblos interpondrá en su contra una demanda ante la Corte Internacional de Justicia.

En su intervención, Chávez también señaló que la Cumbre de Cancún será un “escenario de batalla” y que está dispuesto a financiar el traslado de los movimientos sociales para que acudan a la cita de diciembre de este año.

“Lo que en Cancún va a haber es otra batalla. Nosotros vamos a Cancún, no creo que nadie nos lo impida”, aseveró Chávez.

La I Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra (CMPCC), efectuada entre el martes 20 y el jueves 22 de abril en Bolivia, se situó justo en el medio de las cumbres de la Organización de Naciones Unidas, de Copenhague, en diciembre pasado, y de Cancún, pautada para fines de 2010, en un intento resuelto por revertir el cambio climático y la extinción de la especie humana y en una abierta querella al mundo industrializado y capitalista que vulnera nuestros derechos y el buen vivir.

Rodrigo González T.

Anuncios

Publicado 10 mayo, 2010 por radiokonciencia en Medioambiente, Noticias America Latina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: